¡HOLA PERRONAUTAS!

A partir de ahora nos encontraréis en nuestro nuevo espacio.

Visita todo nuestro contenido en:

www.tintoandco.com

Tinto & Co.

lunes, 16 de febrero de 2015

¡Tín, tín, tín, Feliz San Valentín!





Ya estoy de vuelta. Unas semanas de duro trabajo me han tenido sin tiempo para escribir. Me gusta hacerlo bien, que las palabras salgan solas y coordinen entre sí, y estas semanas ha sido imposible centrar la cabeza en el blog. Pero ya estoy aquí para poner un poco de orden.

El segundo mes del año ya convive con nosotros. 2 de 12. Febrerillo, mes loquillo.  Siempre me ha gustado mucho este mes por ser diferente. Es distinto a todos los meses y eso, me encanta. Sus 28 días son locos. Unos días sales de cañas y acabas con los mofletes y la nariz como un tomate del sol que hacía y otros ,acabas pasada por agua y titiritando del frío. Por eso me encanta, nunca sabes que hay a la vuelta de la esquina.

También me gusta febrero porque es San Valentín. No por San Valentín en concreto, sino porque las tiendas se llenan de rojo y de sugerencias para regalar y la gente parece que se quiere más. Yo siempre quiero igual, y no suelo celebrar este día de manera especial, pero siempre invento alguna felicitación para mandar a mis seres queridos. Este año, con Tinto en la familia, la felicitación no podía ser de otra manera.



  Amor perruno para todos



Mis valentines perrunos. Sí, se nota, estoy enamorada de mis pololillos. Los quiero con locura. Y es que, aunque suene a tópico, quien no tiene perro no sabe de lo que hablo y no sabe lo que se pierde. Creo que es incondicional la manera en que nos quieren estos peludos y eso, en el mundo humano, brilla por su escasez. 




Como vais viendo, cuando tengo que felicitar o celebrar algo, Pepa y Tinto se convierten en los protagonistas. Con Pepa es tarea fácil, ella se queda quieta como un pasmarote y se deja que le ponga de todo. Pero con Tinto, el loquillo de Tinto, es bastante difícil. Se come los cartelitos, se lo arranca a Pepa, me ladra, se mueve, salta, ladra y adiós foto. Pero como es más tonto que bobo, y le encanta todo lo que no debe, lo engaño con algún objeto. Le hago señales y le prometo que se lo voy a dar si se queda quiero. Parece que me entiende, se coloca, me posa, hago la foto y salta encima mía en busca de su recompensa. Recompensa que nunca le doy. Pero él sigue picando en mis trampas. 





Y vosotros, ¿celebráis San Valentín con nuestros perretes?

¡Que tengáis buen día!

Perribesos

Celia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...