¡HOLA PERRONAUTAS!

A partir de ahora nos encontraréis en nuestro nuevo espacio.

Visita todo nuestro contenido en:

www.tintoandco.com

Tinto & Co.

viernes, 14 de noviembre de 2014

PerriConsejos

Días de lluvia. Los días lluviosos tienen su encanto sobre todo cuando caen en Dogmingos de manta, peli y perros. Pero ya podía llover a altas horas de la noche cuando la salida perruna ha terminado. 




Como os contaba en un post anterior, la vuelta a casa después de esos paseos es terrible. La mayor afición de Tinto es cavar hoyos y si de ellos sale agua mejor que mejor, doble ración de diversión. Esta agua es lo menos potable del mundo pero eso no impide que Tinto se la beba, que acabe más negro de lo que es y que regrese empapado y lleno de barro. ¡Es un teckel! No sé de qué me sorprendo.

Pepa es más buena pero al ser blanca y de pelo largo juegue o no juegue vuelve a casa de la misma guisa que Tinto.

Al caso, al volver a casa toca baño. El problema es que a estos perrunos no se les puede estar lavando a diario y cuando llueve el barro aguanta bastantes días en nuestros jardines. Por lo que seguimos un pequeño ritual de aseo cada día.

El aseo nos permite mantener saludable la piel y pelaje de nuestros perros y gracias a las sesiones rutinarias reafirmamos nuestra autoridad sobre ellos. Hay que conseguir que sea un ritual que respetamos tanto nosotros como nuestros perros y que además disfrutemos.

Los primero es limpiar con suavidad el contorno de los ojos con algodón, uno para cada ojo. Nosotros usamos un producto especial para Pepa, para eliminar el óxido de sus lágrimas y blanquear el pelo de alrededor que tiende a oscurecerse. A Tinto le damos con un algodón humedecido y hay días que usamos manzanilla porque tiende a formar legañas muy grandes.

Después pasamos a limpiar la oreja también con un algodón humedecido pero sin hurgar dentro, solo la cara interna.

Luego limpiamos bien todo el cuerpo con una toalla húmeda con algo de jabón para perros o bien con toallitas higiénicas. Limpiamos bien entre las patas y las unas.

El pelaje de Tinto es fácil de peinar y basta con un cepillo de cerdas o un peine. Pepa es otra historia. A ella le dedicamos mucho más tiempo y casi a diario se le cepilla en profundidad para evitar nudos.




Con estos sencillos pasos diarios conseguiremos que el pelaje de nuestros peludos este sano y fuerte y,  pesar de la lluvia, estén siempre limpios sin abusar del baño.

Feliz fin de semana!

Guau Guau!

Celia, Pepa y Tinto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...